Globos de Oro 2017

golden_globes_logo-2017

LOS PREMIOS

La La Land (La ciudad de las estrellas) se corona como la gran favorita para los premios del año tras obtener un pleno (7 Globos de 7 nominaciones), mejor comedia o musical, director, actores, guion, banda sonora y canción.

-La otra gran ganadora, contra pronóstico, es Elle, mejor película extranjera y actriz (Isabelle Huppert).

-Sorprendentemente, la película que se llevó el mejor drama solo obtuvo este galardón, fue Moonlight.

-La otra gran favorita para las recompensas de este año, Manchester bajo el mar, tuvo que conformarse con el mejor actor (Casey Affleck).

-También resultaron premiadas Animales nocturnos (actor secundario, Aaron Taylor Johnson), Fences (actriz secundaria, Viola Davis) y Zootrópolis fue la película animada.

 

-En la categoría de televisión, El infiltrado se llevó tres premios por sus actores (Hugh Laurie, Tom Hiddleston y Olivia Colman).

Pero Atlanta (comedia y actor –Donald Glover), The Crown (drama y actriz –Claire Foy) y El pueblo contra O.J. Simpson (miniserie y actriz –Sarah Paulson-) también figuran destacadas en el cuadro de honor.

-El veterano Billy Bob Thornton fue el mejor actor dramático por Goliath y Tracee Ellis Ross (la hija de Diana Ross), de comedia por Black-Ish.

 

LA CEREMONIA

-Fue rápida, vamos al grano y demos los premios antes de que el reloj se nos coma.

-El presentador fue Jimmy Fallon, que pasó desapercibido. Esto no son los Oscar y su momento de lucimiento es siempre el monólogo inicial. Pero el prompter se estropeó y tuvo que improvisar. Eso sí, abrió la ceremonia con un divertido número en el que se metía en La La Land, como hacía Billy Crystal, con Justin TImberlake de compañero y se limitó a hacer imitaciones (especialmente relevante la de Sting). Si fuera un futbolista al que debiéramos calificar en un diario tras un partido diríamos que casi no intervino.

-Sus mejores bromas: “incluso Florence Foster Jenkins, una cantante que no sabía afinar, se negó a cantar en la toma de posesión de Donald Trump” e ironizó con la posibilidad de que Putin se hubiera encargado de auditar los votos de los Globos.

-El mejor momento cómico fue la presentación del premio a la mejor peli animada a cargo de Steve Carell y Kristen Wiig, que recordaron su primera vez con el cine de dibujos en un diálogo hilarante.

Hugh Laurie, al obtener su premio se congratuló de que fueran unos premios otorgados por la prensa extranjera de Hollywood. Tres palabras (prensa, extranjera y Hollywood) que pueden provocar que sea la última vez que se entregan (en clara referencia, sin citarlo, a Trump).

-El actor británico le chafó un poco el discurso de agradecimiento a Meryl Streep (premio honorífico) que insistió en el tema. La actriz, tras una espléndida y emotiva presentación de su compañera Viola Davis, explicó casi sin voz y con el público puesto en pie (única standing ovation de la noche) que le había impresionado cómo el futuro inquilino de la Casa Blanca se burlaba de un periodista discapacitado e insistió en que la falta de respeto de los poderosos incita al odio. Recordó el origen de extranjeros de muchos de los nominados y acabó con un recuerdo a la princesa Leia: “Me dijo llévatelo en tu corazón y conviértelo en arte”. Un parlamento emocionante.

-Por cierto, Streep fue la más clara e incisiva contra el nuevo presidente (aunque en toda la noche nadie citó el nombre de Donald Trump, como si fuera Bárcenas) y el premio es superjusto (nadie lo puede discutir) pero… hacía falta darle un premio honorífico a una actriz con 8 Globos, 3 Oscar y un montón de nominaciones en ambos galardones. ¿No había ningún error histórico que corregir?

Matt Damon, que ganó el año pasado como mejor actor de comedia o musical por The Martian dijo que eso era lo más divertido de su premio.

-Hubo muchos premios para actores o temáticas afroamericanas. ¿La respuesta al So White de los Oscar del año pasado?

-También hubo un pequeño pero sentido homenaje a las desapariciones de Carrie Fisher y Debbie Reynolds.

-Se mantiene la vergonzosa costumbre de Miss Golden Globe, artistas prometedoras que hacen de chica florero que, en esta ocasión, fueron las tres hijas de Stallone.

-Atención, pregunta: ¿Quién fue el personaje que más minutos apareció en el escenario? No, ni Jimmy Fallon, ni ningún actor sino un DJ (afroamericano, claro) que estuvo todo el rato en escena y, la verdad, no era ni la mitad de bueno que Joan Quintanilla. Ni una música tuvo la menor gracia.

EL ESTILISMO

-Los mejores: Brie Larson, guapísima con un vestido rojo sencillo pero efectivo; Emma Stone con uno azul con estrellas (como la peli), Natalie Portman que volvió a acudir a una gala embarazada pero no tuvo tanta suerte (quizás porque iba de amarillo), Sophie Turner (de Juego de tronos) exhibió el modelo más surrealista, en blanco y negro entre los sublime y lo ridículo. Amy Adams, protagonista de Animales nocturnos, lució, como era lógico un diseño de su director, Tom Ford, aunque estaba nominada por La llegada. También destacó Ryan Gosling con un esmoquin blanco con una rosa.

-Las parejas modélicas: Justin Timberlake y Jessica Biel, así como Ryan Reynolds y Blake Lively competían por quienes eran los más guapos.

-Los más cuestionados: Sofía Vergara llevaba un vestido con múltiples transparencias y lentejuelas, tanto que parecía una burbuja de Freixenet. Propongo que lo adopte la Pedroche para las campanadas del 2018. Sarah Jessica Parker llevaba un vestido blanco imposible con un peinado similar. Explicó que se inspiró en el de su madre en su boda… se nota.

Felicity Jones arriesgó con algo pareció a un patchwork de vestidos como muy extraño.

Nicole Kidman, con el botox de costumbre, interrumpió a Tom Hiddleston en la alfombra roja cuando lo entrevistaban (¿buscaba el protagonismo que está perdiendo?).

Jessica Chastain llevaba un vestido azul con florecitas que parecía más indicado para un festival infantil.

-Este año, los presentadores americanos no eran los habituales y parecían fans a los que les habían dado la oportunidad de asistir a este evento. Se confesaron superadmiradores de todos a los que entrevistaron y se pasaron la noche repitiendo lo genial que se lo estaban pasando. Muy poco profesionales, la verdad.

Anuncios