ADÚ

adu-cartel-9200

***

Salvador Calvo (1898. Los últimos días de Filipinas) dirige este drama protagonizado por Luis Tosar, Anna Castillo (El olivo), Álvaro Cervantes (El árbol de la sangre) y el pequeño Moustapha Oumarou.

 

En Camerún, un par de niños que acaban de quedarse huérfanos y son perseguidos por unos cazadores furtivos huyen de su país con la intención de viajar a España donde iniciar una nueva vida. Paralelamente, un hombre que ha montado una ong para defender a los elefantes se reúne con su problemática hija y unos guardias civiles en Melilla intentan salir inocentes de un juicio por una muerte en las vallas.

 

El filme cuenta tres historias en una que guardan una cierta relación pero, en el fondo, la que más nos interesa es la del niño que intenta llegar a nuestras costas como si fuera la tierra prometida.

 

Te deja con el corazón encogido desde la dramática escena inicial en las vallas de Melilla y con imágenes fuertes como la del elefante ejecutado para arrancarle los colmillos.

 

Te identificas fácilmente con el niño protagonista, sientes su dolor y sufres por él. Ojalá la película sirva para que la gente empatice con los problemas de esos africanos (no solo niños) que no tienen otra opción y esperan encontrar la ayuda que merecen, Lo mejor es que es una película que puede servir para crear conciencia del problema.

 

El principal vínculo entre las dos primeras historias es una bicicleta de los pequeños que acaba en manos de la hija del guarda de la reserva natural.

 

Resulta también bastante escalofriante las secuencias en la que los niños se introducen en el tren de aterrizaje de un avión para volar a otro país o la que transcurren en el mar.

 

En el tramo final vemos los campamentos en los que la gente espera el momento para intentar saltar la valla. Son momentos repletos de tensión y que también resultan muy creibles.

 

En el aspecto positivo destaca la solidaridad entre los pobres africanos que intentan llegar a Europa y la ayuda de los cuerpos de rescate.

 

Es un filme interesante, necesario aunque las dos historias secundarias aportan mucho menos que la principal con el niño.

 

La escena de la película: cuando al niño le dicen que es un ilegal se le queda una cara de total sorpresa ¿qué es eso? ¿por qué me llaman así?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s