EL TRAIDOR

el_traidor-cartel-9165

****

El veterano realizador italiano Marco Bellocchio (Buenos días, noche, Vincere) firma este drama basado en hechos reales protagonizado por Pierfrancesco Favino (Suburra, Romanzo criminale), Luigi Lo Cascio (La mejor juventud, El capital humano), Fausto Russo Alesi (Volver a nacer) y la brasileña Maria Fernanda Candido.

Las familias de la Cosa Nostra se reúnen en Palermo en 1980 para sellar la paz y repartirse el tráfico de heroína, pero poco después estalla la guerra entre bandas. Uno de los principales dirigentes, Tommaso Buscetta, se ha ido a vivir a Río de Janeiro donde descubre que su familia está siendo eliminada. El juez Giovanni Falcone intentará convencerle para que delate a sus antiguos socios.

Riguroso y muy bien documentado análisis de la lucha contra la mafia que arranca a principios de los 80 y muestra la evolución de los personajes a lo largo de dos décadas.

Es la película italiana del año, la que envían a los Oscar, candidata a los premios europeos y probable ganadora de los David di Donatello, los Goya italianos.

El filme se centra en las experiencias de Buscetta, sus conversaciones con el juez y cómo intentó iniciar otra vida en EEUU.

Es muy realista, dura y retrata muy bien el mundo mafioso sin ahorrarse escenas violentas. Como en El Padrino, denuncia que los problemas entre los grupos llegaron con la aparición de la heroína.

Destaca una frase que pronuncia el mafioso en su charla con Falcone: “¿Quién debe morir antes? ¿Usted o yo? Y es que ambos eran igualmente incómodos para los criminales.

El protagonista no se considera un traidor, como anuncia el título, sino que considera que han sido los otros los que han traicionado normas de la Cosa Nostra como no tocar a la familia.

Las escenas centrales del juicio resultan esperpénticas, repletas de alboroto y surrealista.

El tramo final es muy inquietante. Tras lo ocurrido, viven con miedo en EEUU, cualquier puede querer matarlos, deben ir cambiando de casa y acostumbrarse a pasar a vivir con menos recursos.

También insinúa sus relaciones con los políticos italianos como Giulio Andreotti.

Incluye una versión de L’italiano de Toto Cotugno pero aquí la letra dice “sono un sicilano vero”  y es como una amenaza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s