UTOYA, 22 DE JULIO

utoya_22_de_julio-cartel-8983

****

El noruego Erik Poppe (Mil veces buenas noches, La decisión del rey) firma este espeluznante drama basado en un caso real protagonizado por los debutantes Andrea Berntzen, Elli Rhiannon Muller Osbourne y Aleksander Holmen.

En julio de 2011, se produce una misteriosa explosión en Oslo. A varios kilómetros de allí, unos chicos se encuentran de campamentos en la remota isla noruega de Utoya. Escuchan unos disparos y descubren que alguien está disparando a sus compañeros por lo que deciden esconderse.

Reconstrucción de la tragedia de Utoya en la que un ultraderechista desembarcó en la isla con el propósito de asesinar a todos los chicos que pudiera.

El filme está rodado en un plano secuencia auténtico (no hay trampas como en Birdman, por ejemplo) y el ataque dura 72 minutos, lo mismo que el real.

Está narrado desde la perspectiva de una chica, Kaja, que busca desesperadamente a su hermana, a la que no encuentra.

Sorprendentemente, resulta mucho menos violenta de lo que podría haber sido, hay pocas escenas sangrientas y la masacre se intuye más que verse.

Otra cosa hubiera sido si el realizador hubiera optado por explicarla desde el punto de vista del asesino, al que apenas se vislumbra en algún momento.

Es angustiosa, tensa, no consigues apartar la mirada de la pantalla y consigue ponerte en la piel de la protagonista y dudas con ella. ¿Qué es mejor? ¿esconderse? ¿huir? ¿ayudar a los heridos?

También destaca la incertidumbre en la que viven, no saben cuánta gente les dispara, quiénes son, dónde están, qué pretenden…

Juega con eficacia con los silencios y con los pasos del criminal que te aterrorizan.

Su principal problema es que algunos momentos son demasiado estáticos, la protagonista permanece mucho tiempo en algunos lugares y baja un poco la intensidad del filme.

Pretende alertar del peligro del auge de la ultraderecha en Europa y demostrar que no es un juego de niños, ya que puede resultar muy perjudicial, incluso en países tradicionalmente muy tranquilos como fue el caso de Noruega.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s