LA ÚLTIMA LECCIÓN

la_ultima_leccion-cartel-8720

***

El realizador francés Sebastian Marnier firma este drama con elementos de intriga protagonizado por Laurent Lafitte (Elle, Nos vemos allá arriba), Emmanuelle Bercot (Mi amor, Polisse) y Pascal Greggory (La confusión de géneros, La vida en rosa).

Un joven profesor se incorpora a una escuela que acaba de vivir un trágico suceso. Debe hacerse cargo de una clase formada exclusivamente por 12 alumnos con altas capacidades que han sido reunidos para alcanzar el máximo nivel posible. No tardará en descubrir que los chicos son bastante extraños.

Podríamos definirlo como un drama pero, en realidad, está más cercano al cine de terror. La mitad de la clase forma un grupo bastante inquietante, que se comporta de manera extraña, es muy exigente y no expresa sus emociones. ¿Qué esconderán?

Los muchachos siempre van juntos a todas partes y parecen formar algo así como una secta. Pueden recordar a grupos parecidos como, por ejemplo, Los chicos del maíz.

Otro de los elementos que hacen sospechar al maestro son las extrañas agresiones que sufren y unas misteriosas grabaciones en vídeo que hacen en una cantera abandonada.

También analiza la tensa relación con el resto de alumnos del colegio que creen que van de sobrados, que se sienten superiores y por eso tienen frecuentes fricciones con ellos.

Más de uno puede pensar a partir de estas premisas que es una especie de Rebelión en las aulas o similares, es decir, típica historia de profesor que debe ayudar a los chicos a encontrar su vocación. En absoluto, ellos ya tienen claro su propósito y el maestro se encuentra en una encrucijada porque, hasta cierto punto, les teme.

Tampoco contribuye a su tranquilidad el claustro de profesores o el director, con comportamiento algo excéntricos que le hacen no saber en quién confiar.

Es una película muy atmosférica que va creando mal rollo progresivamente, con una banda sonora muy intrigante y que destaca por su una lectura ecologista.

Puede tener una parte de reflexión, si tienes alumnos superdotados, ¿es conveniente aislarlos para que estudien juntos y avancen más o así marcas las diferencias con el resto y los conviertes en bichos raros? ¿no sería preferible que estudiaran normalmente con el resto de chicos?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s