EN BUENAS MANOS

en_buenas_manos-cartel-8788

****

Drama francés sobre el tema de la adopción escrito y dirigido por Jeanne Herry (Elle l’adore) protagonizado por Sandrine Kiberlain (Enamorado de mi mujer), Gilles Lelouche (Pequeñas mentiras sin importancia y director de El gran baño), Élodie Bouchez (La vida soñada de los ángeles) y la veterana Miou-Miou (Milou en mayo).

En un hospital francés, una joven da a luz a un niño y lo entrega en adopción. Los mecanismos empiezan a activarse y un equipo de profesionales busca una familia de acogida que se ocupe de él provisionalmente hasta que encuentren a sus nuevos padres.

Es una película coral que reparte el protagonismo entre varios personajes y que emociona al ver la delicadeza y sensibilidad que todos demuestran ante la situación.

Todo empieza con la asistenta social que se ocupa de la embarazada, que no intenta hacerla cambiar de opinión, respeta su decisión aunque pueda no compartirla, la orienta, la asesora y la ayuda para que se sienta protegida, siempre confidencialmente.

Los psicólogos que hablan con las familias que optan a adoptar no los evalúan, tan solo intentan que ellos les expliquen cómo son, sus dudas y sus defectos, ya que tienen en cuenta que nadie es perfecto.

El personaje del padre de acogida es sorprendente, ya que se trata de un auténtico amo de casa que se ocupa del bebé con amor y cariño mientras su mujer trabaja. Todo un profesional del cuidado de los niños.

También es destacable el método que utilizan explicándole al pequeño todo lo que está ocurriendo aunque sea demasiado para comprenderlo.

Otro de los hallazgos del filme es el bebé (en realidad son una quincena). ¡Qué cosita más dulce y más mona! Te enternece desde el minuto uno.

Plantea las preguntas que deben hacerse los futuros padres adoptivos que quizás nunca hubieran pensaron y también aborda el tema de las familias monoparentales.

Sin que sirva de precedente, prefiero el título castellano que el francés, Pupille (huérfano menor).

Una película muy humana, muy bien documentada, cercana que se ve con una sonrisa cómplice, reivindica el trabajo de estos profesionales, te enorgulleces de su actitud y explica de una forma muy didáctica los protocolos que se siguen en estos casos y por qué se toman ciertas decisiones.

Quizás sea demasiado idealista pero está muy bien como el objetivo al que deberían tender quienes se dedican a este trabajo tan complejo repleto de emociones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s