GRACIAS A DIOS

gracias_a_dios-cartel-8719

****

El francés François Ozon (En la casa, Frantz) dirige este drama protagonizado por Melvil Polpaud (Lawrence anyways, El tiempo que queda), Denis Menochet (En la casa, Custodia compartida) y Swann Arlaud (Un héroe singular).

En el año 2004, tres hombres de distintas condiciones sociales deciden denunciar a un sacerdote que abusó de ellos en unos campamentos scouts cuando eran niños y que sigue ejerciendo dando catequesis a los pequeños. Ante la pasividad de la Iglesia optan por llevarlo a la justicia.

Al inicio ya nos explican que se trata de una historia de ficción, pero basada en hechos reales.

Es un filme muy completo ya que ofrece una mirada plural con tres protagonistas muy distintos: el primero es un empleado de banca católico convencido felizmente casado y con cinco hijos que agota todas las posibilidades con las altas jerarquías eclesiásticas hasta que decide denunciarlo a la policía para que no vuelva a pasar a pesar de contar con la oposición de sus padres. El segundo, cuyos progenitores denunciaron el caso en su momento, es de condición más humilde y el tercero ha tenido numerosos problemas personales derivados de la situación.

El filme critica, lógicamente, al pedófilo pero sobre todo, la postura de la institución que lo permitió y prefirió mirar hacia otro lado y las leyes, que permiten que estos sucesos pueden quedar impunes al cabo de unos años.

Muestra la lucha de las víctimas para asociarse, hacer público su caso y encontrar otras personas que sufrieran lo mismo pero cuyos casos no hayan prescrito.

Como en tantos otros sucesos similares, la conducta de este religioso era conocida por todos pero nadie dijo nada. Por ello, la intención de los afectados es romper la cadena del silencio.

También se ocupa del papel de la prensa y las redes sociales en la difusión de este tipo de casos.

Afortunadamente carece de escenas escabrosas (incluye flashbacks de lo ocurrido pero todos son muy elegantes) y, como mucho, ofrece algún testimonio estremecedor.

Pese a su duración (dos horas y cuarto) no se hace nada larga.

Un detalle significativo, en el despacho de la policía donde tiene lugar un cara a cara, al fondo se puede percibir el cartel de la película Spotlight, que trataba un tema similar desde el punto de vista periodístico.

El título tiene más miga de la que parece. Lo sabremos hacia el final del filme.

No deja de ser curioso (y quizás intencionado) que esta película se estrene, justamente, en Semana Santa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s