DUMBO

dumbo-cartel-8636

***

Tim Burton vuelve a reunirse con algunos de sus actores favoritos: Danny de Vito, Michael Keaton (ambos en Batman vuelve), Eva Green (El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares) y Alan Arkin (Eduardo Manostijeras) e incorpora a Colin Farrell (Minority report) en esta nueva versión del clásico animado.

Un militar viudo y manco y sus dos hijos son encargados de cuidar a los elefantes de un circo ambulante. Los chicos se encariñan con un recién nacido del que todos se ríen porque tiene unas orejas muy grandes. Cuando descubren que puede volar se convierte en la estrella del espectáculo, pero es separado de su madre y tiene que trabajar en un gigantesco parque de atracciones.

El filme tiene tres partes muy diferenciadas. La primera describe el circo tradicional de carpa al que homenajea Burton con personajes que parecen réplicas de los de Big fish, en la segunda está ambientada en un gigantesco parque de atracciones y la tercera convierte el filme en una de aventuras y acción.

Resulta sorprendente que el segundo tramo sea una crítica velada de esos parques temáticos monumentales siendo una película Disney. El parque se llama Dreamland no muy diferente de Disneyland.

La acción transcurre a principios de los años 20 y puede recordar estéticamente a El gran showman.

El empoderamiento femenino está presente por medio de la niña protagonista, que está interesada por la ciencia.

Como ocurría en la película animada, los elefantes no hablan y el personaje del ratón que le ayuda es sustituido por los dos pequeños.

Hay muchos primeros planos de los ojos de los elefantes y recuerdan mucho a los de los dinosaurios de Jurassic Park.

Reproducen, con variantes, la escena en la que Dumbo debe apagar un fuego pero con imagen real.

También hay una referencia a la lisérgica escena de los elefantes bailando, aquí representados por un número con pompas de jabón.

Otro guiño al pasado, hay una coreografía caleidoscópica que intenta emular los números del cineasta Busby Berkeley, aunque se echa en falta que sea algo más larga.

La música de su compositor habitual Danny Elfman va marcando las emociones.

El mensaje resulta muy actual: los animales no deben estar en cautividad y defiende el circo tradicional frente a las modernidades.

Por cierto, ¿habíais pensado que Dumbo se llama así porque proviene del inglés dumb (tonto)?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s