EL CANDIDATO

el_candidato-cartel-8601

***

Jason Reitman (Juno, Young adult, Tully) firma este retrato del candidato presidencial Gary Hart interpretado por Hugh Jackman, acompañado por Vera Farmiga (Infiltrados, Expediente Warren) y J. K. Simmons (Whiplash).

En 1988, el senador demócrata se presenta a las elecciones presidenciales y todo apunta a que será el ganador, ya que lleva una ventaja muy amplia frente a los otros candidatos. Pero cuando sale a la luz su vida privada, su carrera política se tambalea.

Es un filme que plantea el día en que la política dejó de tener privacidad y si eso es importante para ejercer de presidente. El protagonista parece no entender lo que le pasa, habida cuenta de que, por ejemplo, eran conocidos los devaneos de J. F. K. pero a él si que le reclaman un comportamiento ejemplar.

También cuestiona la ética de la prensa, ¿en qué momento la política empezó también a tener paparazzis? ¿Es necesario? El caso es que las consecuencias las acabamos sufriendo todos. Parecía un hombre progresista con buenas ideas y métodos que rompían con el pasado y, tras el escándalo, acabó gobernando Bush padre.

Continuamente hace montajes paralelos sobre los miembros del equipo de Hart preparando los actos de campaña y los periodistas escogiendo temas.

Muestra un mundo cercano pero que ahora parece muy lejano con reporteros en cabinas telefónicas para leer sus crónicas o hacer sus llamadas personales y que acompañan al candidato en sus viajes en el mismo avión. O cuando los recuentos de las elecciones eran fiables… (quienes aún crean en cuentos de hadas, que vean El vicio del poder).

Denuncia la hipocresía del pueblo norteamericano. ¿Es importante que un político mienta sobre su vida privada, pero no lo es si organiza una guerra para eliminar unas armas de destrucción masiva que no existen?

Está muy bien escogido el protagonista. ¿Quién no querría tener de presidente a Hugh Jackman (o a George Clooney)? Y provoca que nos identifiquemos un poco con él.

En el fondo, el filme defiende la teoría de que tanto control sobre el pasado o el presente de la gente provoca que los más válidos se nieguen a presentarse ante la posibilidad de que encuentren algún cadáver en su armario y solo pueda escogerse a los más incapaces.

Es una película muy recomendable para entablar un debate tras la proyección.

Lo de los títulos es muy curioso. El original es The front runner, que podría traducirse por El favorito. Hubiera tenido gracia que en los Oscar hubieran competido El favorito y La favorita. El castellano es muy poco original, ya que es exactamente el mismo que el de un filme político de 1972 con Robert Redford. ¿No había otra posibilidad?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s