CARMEN Y LOLA

carmen_y_lola-cartel-8151

****

La realizadora vasca Arantxa Echevarría firma este drama protagonizado por actores amateurs como Zaira Morales, Rosy Rodriguez y Moreno Borja y Carolina Yuste (la única profesional del reparto, habitual en el teatro y vista en la serie La sonata del silencio).

Una adolescente gitana se siente atraída por la novia de su primo e intenta enamorarla aunque no sabe ni cómo empezar, ya que sus tradiciones van en un sentido muy diferente.

Excepcional película sobre un amor entre dos chicas gitanas rodada con más valentía que medios y que adopta, en determinados momentos, un tono casi de documental, siendo rodada en muchas escenas con la cámara al hombro.

Está dirigida y escrita por una mujer, Arantxa Echevarría, pero en el equipo técnico hay muchas más: productoras, compositora, fotógrafa, vestuario, etcétera.

Aborda un tema tabú con una gran sinceridad y respeto, criticando el inmovilismo social y la indefensión de estas mujeres.

Me recuerda mucho a El viaje de Nisha, sobre una paquistaní que vive en Noruega, conoce el punto de vista occidental pero está marcada por las tradiciones familiares. La diferencia principal radica en que Carmen y Lola es mucho más cercana.

Lamentas y sufres con el machismo de una sociedad que prefiere que sus hijas trabajen antes que estudien, porque su fin último es ser esposas y madres, sumisas y dispuestas siempre a lo que mande el hombre, educadas para ser únicamente hábiles en tareas domésticas, antes casadas con un indeseable que ser objeto de “lo que digan los demás”.

Trata el papel de la religión, de la música y el cante, el analfabetismo, así como de las bodas gitanas.

Para ellos, el móvil es el gran enemigo, el diablo del siglo XXI.

Debería titularse al revés, Lola y Carmen, ya que la primera es el motor de la historia, una chica que no sabe cómo expresar su identidad ni qué pasos debe dar para encontrarla.

Atención al monólogo en el que explica que odia ser mujer porque no puede hacer lo que quiere con su vida.

El personaje clave en la historia es el de Paqui, la amiga que sabe escuchar y sabe estar.

La parte final es conmovedora, muy tensa, resulta difícil aguantar las lágrimas y está planificada de una manera diferente. Consigue emocionar y los secundarios, que a veces no llegan al nivel de las protagonistas, demuestran su valía.

Es muy sutil, para nada escabrosa. No es perfecta, pero tampoco lo pretende y logra sensibilizar.

Podría ser la gran sorpresa de los próximos Goya. Auguro mejor película novel y actriz revelación como mínimo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s