MAMMA MIA! UNA Y OTRA VEZ

mamma_mia_una_y_otra_vez-cartel-8186

***

El británico Ol Parker (director del drama Ahora y siempre y guionista de las dos entregas de El hotel Marigold) firma esta comedia musical protagonizada por Lily James (Cenicienta) y repiten Amanda Seyfried, Pierce Brosnan, Stellan Skarsgaard y Colin Firth.

 

La hija de Donna se ha hecho cargo del establecimiento de su madre en una isla griega, lo ha convertido en un hotel y prepara la gran inauguración. Paralelamente descubrimos el pasado de la protagonista y cómo conoció a los tres posibles padres de su hija.

 

La fórmula adoptada para esta segunda parte es curiosa, ya que supone a la vez una precuela y una secuela, que se van alternando.

 

Brilla con luz propia Lily James, convirtiéndose en la auténtica estrella del espectáculo, ya que la historia que protagoniza Seyfried tiene muy poca chicha.

 

Las otras grandes novedades son la presencia de Andy Garcia y Cher (como la madre de Donna, cuyo rostro blanquecino parece sacado del museo de cera), aunque esta última solo aparece en el tramo final.

 

Meryl Streep se ventiló sus apariciones en una semana, así que ya podéis imaginar que no sale mucho.

 

Repiten dos de las canciones de la primera parte, Dancing Queen y Mamma Mia! y , curiosamente, muchas de las incorporadas no son ni mucho menos de las más famosas.

 

Tiene números musicales muy animados como el inicial When I kissed the teacher, Waterloo o el más espectacular, Dancing Queen. Durante los créditos finales veremos a todo el reparto cantando Supertrouper, no os vayáis antes de tiempo.

 

El guion sigue siendo mínimo, una mera excusa para encadenar una canción de ABBA tras otra, pero mantiene las constantes de la primera parte: escenarios exóticos (algunos se nota que son falsos) y alegría de vivir. Eso sí, tiene también su momento de lagrimita.

 

Vuelve a dar la impresión de que los actores se lo han pasado muy bien. Son casi unas vacaciones pagadas.

 

La frase: “no es fácil ser madre, si no los hombres lo serían”.

 

Atención al inesperado look de Stellan Skarsgard en su primera aparición.

 

Hay una escena, típica de los musicales, que utilizan sus detractores para destrozarlos. Seyfried interpreta una canción a capella en un bar griego y, en segundos, los músicos se la saben, la acompañan y le hacen los coros.

 

Un pequeño apunte sobre los pescadores parece hacerse eco de la crisis económica griega, pero la referencia es tan breve que pasa casi inadvertida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s