LAS CONFESIONES

las_confesiones-cartel-7505

****

El italiano Roberto Andò (Viva la libertad) dirige este drama político con elementos de intriga protagonizado por Toni Servillo (Il divo, La gran belleza), Connie Nielsen (Gladiator) y Daniel Auteuil (Salir del armario, Conversaciones con mi jardinero).

El director del FMI reúne en un hotel alemán de lujo a los principales políticos y economistas para una cumbre donde se van a tomar importantes decisiones y también invita a una escritora de cuentos y un monje cartujo. Una noche, el mandatario cita en su habitación al religioso y le dice que quiere confesarse. A la mañana siguiente, el político se ha suicidado y sus compañeros temen que haya revelado secretos importantes al sacerdote.

Interesante reflexión sobre la política y la economía que sirve para conocer las estrategias de los que mueven los hilos del mundo.

Andò insiste, como en Viva la libertad, en dar su propia visión de la crisis, denunciar los abusos y mostrar una actitud positiva para dar algo de esperanza.

El filme tiene un reparto que incluye a actores de múltiples nacionalidades, en consecuencia se hablan también varios idiomas, lo que (a nivel económico) resulta bastante útil para conseguir una multiproducción internacional.

Es como una versión política de Yo confieso, aquella película de intriga de Hitchcock en la que Montgomery Clift era un cura acusado de asesinato porque no podía vulnerar el secreto de confesión. Pero también tiene detalles que pueden recordar a las novelas de Agatha Christie o al cine social de Ken Loach.

Denuncia las falsedades de la austeridad y los intereses ocultos de esta crisis. Apela a que, frente a ello, la única solución pasa por que los políticos recuperen la humanidad, dejan al lado los intereses de partido y se centren en los problemas de la gente corriente.

El personaje del monje es apasionante, un tipo culto, tranquilo que piensa que la única forma de protesta que queda es el silencio y que es la “caja negra” del caso.

La frase: “La democracia es una mentira”.

En un momento de relajación, los políticos entonan el “Walk on the wild side” de Lou Reed… Muy irónico, ¿no?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s