Entrevista con Alejandro Torroja

Alejandro TorrojaAlejandro Torroja es un cineasta barcelonés afincado en Los Angeles desde 2010, donde ha producido numerosos cortometrajes. Entre dichos cortos figura Young Americans, que nació como algo pequeño pero que ha revolucionado la carrera profesional del catalán. Un magnífico trabajo que ha cimentado su prestigio a través del circuito de festivales (desde Palm Springs, Rhode Island, Cleveland, hasta Abu Dabi y Cameraimage, por nombrar algunos) donde ha conseguido más de 11 galardones. Es un corto extraordinario, fuera de lo común, no solo en cuanto a la narrativa se refiere sino también en cuanto a su factura visual.

 

Me gustaría que nos hablaras un poco de la historia primero y de cómo Kevin Lacy, el director, y tú la creasteis y desarrollasteis?

Kevin siempre estaba intrigado y atraído por las películas de robos de bancos. A la vez queríamos contar una historia conectada con nuestras vidas. En este sentido, en la peli hay mucho de nosotros, o mejor dicho, en Denver y Mercedes (los personajes protagonistas) hay mucho de nosotros. Así pues, nos centramos en estos dos adolescentes y empezamos a explorar un tema tan universal y que creo que todos nos planteamos: ¿hasta dónde estaríamos dispuestos a llegar por una persona de la que nos enamoramos o amamos? Fue un autentico viaje emocional e interno para nosotros mismos también. Mercedes y Denver tienen que enfrentarse a sus miedos más profundos (el no ser queridos por la persona a la que quieren) y los dos responden de manera distinta ante dicha situación, y solo cuando los dos sacrifican lo que más quieren, entonces se les abre un sinfín de posibilidades. A la vez queríamos crear entretenimiento, y es entonces cuando el reto se duplicaba. Buscamos ese tan delicado equilibrio entre entretenimiento y a la vez contar una historia que realmente remueva, haga pensar, o haga sentir, inspire. En este sentido, queríamos alejarnos de Bonnie & Clyde (peli que adoramos) y también de otro tipo de pelis donde el plan es perfecto, es inteligente y sofisticado. Queríamos hacer algo más corriente, y sobre todo que fuera creíble para la audiencia.

 

Vuestro corto es como un mini largometraje. Cada personaje tiene una evolución, hay un inicio, núcleo y desenlace, hay giros inesperados, hay romance, la historia es emotiva, y aunque los personajes sufren dilemas importantes y se enfrentan a importantes conflictos, el desenlace satisface al público (y los premios que habéis ganado así lo corroboran). ¿Cómo fue el proceso creativo?

Fue sin duda largo y muy duro, duro en el sentido que requería de que tanto Kevin y como yo tuviéramos muchísima constancia, disciplina y también ceder, probar nuevas ideas, nuevas cosas, explorar todas las posibilidades y versiones, en términos de los personajes y también de la historia. Durante más de ocho meses nos reuníamos seis días a la semana, sin excepciones, incluso recuerdo el día de Navidad reuniéndonos y trabajando en la historia. El proceso creativo es diferente para cada persona y escritor y/o director. Con Kevin nos conocemos tan bien (después de tanta horas de trabajo juntos), que hemos sido capaces de crear una atmósfera creativa y única de trabajo donde todas las ideas y opiniones caben, por muy locas o distintas sean. Lo probamos todo. “The best idea wins (La mejor idea gana)” como decimos. Por supuesto, al final Kevin como director tiene la última palabra y no hay nada que me haga más feliz como productor que ver a Kevin tomando las decisiones correspondientes.

 

Si la historia ya es increíble y dice mucho del talento que tenéis como equipo de escritores, los aspectos de producción son igualmente meritorios. Creo que rodasteis el corto en solo 6 días, cada día en una localización distinta, y que llegaste a tener más de 70 personas a tu cargo en el set. ¿Cuál es el secreto para gestionar bien una producción?

Rodearte de los mejores. La gente visualiza muchas veces al productor como ese tirano aislado que esta todo el día gritando, estresado, con un ego enorme y un ansia de protagonismo gigante, tratando a la gente con indiferencia y solo preocupado por el dinero. Obviamente, he dibujado una caricatura y estoy seguro que hay productores así, pero en realidad, para mí, el buen productor es como el buen pegamento. Invisible y con la capacidad de cohesionar. Cohesionar personas primero. Cohesionar recursos y personas, manteniendo juntos un equipo de gente integrado por individuos que todos son –como decimos- hijos de su padre y de su madre. Por eso, para mí (y Kevin lo comparte al 100%) la clave es la fase cuando fichamos al equipo. Seguimos un proceso muy riguroso y exhaustivo de selección, miramos siempre como mínimo tres opciones, y cuando digo que nos gusta rodearnos de los mejores, no me refiero solo a los que son muy talentosos en lo que hacen, sino también que entienden la historia, que se sienten parte de ella y están orgullosos de contarla. En ese sentido, si no hubiera tenido a un equipo fantástico de producción (Fabio, Bryan y Pin), no hubiera sido capaz de finalizar con éxito Young Americans.

 

La gente esta ansiosa por ver vuestro siguiente trabajo que se llama Midgnight Souls. ¿Quieres hablarnos un poco del proyecto? ¿De qué va? ¿Cuándo os gustaría rodar?

Este es un proyecto muy especial para Kevin y para mí. Es un drama vertebrado en forma de thriller y tiene como protagonistas a dos adolescentes (otra vez). Esta vez dos chicos. La peli no tiene nada que ver con Young Americans. El tono es más grave y oscuro. La historia tiene lugar en una pequeña comunidad donde libros, música, pelis, ni siquiera ligar con tías está permitido, pero los protas (James y Russell) encuentran la manera de romper las reglas de vez en cuando. Todo les va grande a estos inseparables amigos (hermanos casi), hasta que un día, cuando James va a la escuela, Russell no aparece. Russell se ha ido, le dicen. James empieza una búsqueda a la desesperada de su amigo, poniendo patas arriba todo el pueblo, hasta averiguar que Russell puede que nunca se fuera. A partir de ahí, la peli crece de manera drástica. Estamos finalizando el tercer borrador del guion ahora. Llevamos un año trabajando y nuestra idea es empezar a buscar actores a finales de febrero. Kevin está representado por Mosaic (mánagers de actores como Chris Pratt, Jessica Chastain y Lizzy Caplan, entre muchos otros), así que contamos con el apoyo de Mosaic y por supuesto de K5 International en términos de financiación y producción. Si todo va bien, nuestra idea es empezar a rodar antes de que finalice el año.

 

Aparte de Midnight Souls, ¿en qué otros proyectos estás trabajando? ¿Habéis considerado convertir Young Americans en un largometraje?

El guion del largometraje de Young Americans está ya en proceso. La razón por la que hemos querido hacer otro proyecto antes es porque después de haber trabajado año y medio en Young Americans, queríamos distanciarnos un poco de ella, pero ahora que ya ha pasado un tiempo, lo estamos retomando con la misma ilusión.

 

Hay otro par de proyectos en los que estoy trabajando (ambos thrillers), uno se llama Bolichicos y trata sobre el tráfico y mercado negro de dólares en Venezuela, y el otro se llama Le Plague, basado en un libro italiano y en la historia de un miembro de la mafia milanesa. Ambos proyectos me resultan apasionantes y estoy en la fase de desarrollo de guion.

Trailer oficial:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s